Sobre Fórmulas Magistrales

La semana pasada estuve por primera vez en el Colegio Farmacéutico de la provincia de Sevilla. Bueno, en realidad no fue la primera vez… Hace unos años nos invitaron, a un amigo y a mi, a una ponencia que daba un vecino de éste, pero una vez dentro, nos negaron la asistencia porque no éramos colegiados. Os podéis imaginar la rabia interior que sentí contra todo el sistema farmacéutico en aquel entonces, cuando mi camino estaba más cerca de la docencia universitaria que del la Farmacia Sanitaria.

Por éste motivo creo que es algo poco convencional que un chico en prácticas visite esas dependencias, pero llegó a la farmacia una receta en la que era preciso realizar una Fórmula Magistral, resultando mucho más cómodo aprender a hacerla en el mismo colegio, que posee un servicio de formulación. De éste modo, le pregunté a mi tutor farmacéutico si podía acompañarlo, si había algún problema en que yo fuera para curiosear un poco. No lo hubo. Estuve puntual a la cita en la puerta del edificio y me mostró cómo funciona el departamento técnico del Colegio. Allí, unas señoritas muy simpáticas, te desmenuzan la receta y te explican el protocolo y el material a utilizar. Incluso si se trata de algo un poco más complicado, como nuestro caso, no dudan en echarte una mano para que el resultado sea satisfactorio. Lo fue. Hubo hasta anécdota porque, según contaban las chicas, era la primera vez que se producía un “overbooking” de farmacéuticos masculinos, e incluso nos hicieron una foto para la posteridad!

A los pocos días llegó a la farmacia otra fórmula, más sencilla, y mi sorpresa fue mayúscula cuando mi tutor me propuso que fuera yo el que me acercara solo al colegio para aprenderla. Me encantó! Me sentí un farmacéutico más en el que se puede confiar el trabajo y la salud. Son pequeños detalles que te refuerzan positivamente lo que has estudiado durante cinco años y que hacen que te vaya gustando más y más tu trabajo. Es normal que aún necesite supervisión, pues estoy en prácticas, pero en este caso, la fórmula en cuestión era sencilla, y tendría la ayuda necesiaria en caso de necesitarla. Además, tengo experiencia de la rotación que hice en el laboratorio de la farmacia del hospital Vírgen Macarena y que estuve a cargo de un gran galeno. Le doy las gracias desde aquí a Manuel Cameán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s